Me quemé

Paso el tiempo mirando a ningún sitio en concreto. Todos los rincones me parecen vacíos.
En cambio a los lejos oigo las risas de unos niños ajenos a su futuro. Me parece ver entre la niebla volar unas palabras.

Ahora caigo, son mías. Son las que se pierden en estas líneas. Las mismas que se pierden en la niebla.
Solo espero que tengan más suerte que yo y que encuentren su respuesta.
Esa otra mitad allá ya que no es acá. Si me partieses el corazón, con falsas palabras, si fueses hipócrita, si no me demostrases que te importo. ¿Sería todo más fácil?
A veces lo creo. Otras, en cambio, lo niego Pero no son falsas palabras las que oigo de tu boca. y me demuestras que si te importo

Jugué, me quemé. Ya me había quemado antes de empezar la partida.
Ahora estoy ardiendo; por la calidez del fuego de tus palabras, la calidez de tus caricias, y la calidez de tus gestos con la que me envuelves estés o no.

Comentarios

Entradas populares de este blog

The message

El cuartel