Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2007

Sólo

Sólo quiero dormir y descansar
sobre tu pecho
y que sean tus brazos
los que me aprieten contra ti,
despertar y que no sea sueño
lo que mi mente anhela cada noche.
sólo quiero que seas tú
el que me siga haciendo sentir.
tus manos en mí cuerpo y tu presencia cada día
sólo quiero ser de uno;
de aquel que es dulzura,
suavidadfuego y pasión al mismo tiempo.
de aquel que sabe jugar y querer,
de quien sabe qué significa respeto
de aquel que sabe qué significa un no,
de quien sabe hacer el amor con un solo beso,
sólo te quiero a ti.

Alas de pájaro

Las aves vuelan
porque tienen sus alas para poder hacerlo
y los peces tienen sus branquias
para no ahogarse en las profundidades.
pero yo te tengo a ti
que me das tus alas, tus palabras,
para poder volar junto a ti y sentirme libre
además de tus sonrisas,
que hacen que no me ahogue y ser feliz.

Manuela

Manuela tenía cinco hijos. De familia católica, siempre había pensado que la única estructura familiar válida era la que proponía su Iglesia. Aguantó palizas y borracheras de su marido y a los cuarenta años decidió que valía más su vida que sus principios.
Uno de sus hijos, Antonio, s marchó de casa ya que no soportaba que su madre decidiera seguir viviendo con aquel hombre después de aquellas palizas. Aun así siguió en contacto con ella. La vida le daría unos tumbos más a su estabilidad emocional y aquellos valores en los que siempre había creído entrarían en desequilibrio. Una de sus hijas se había quedado embarazada siendo menor de edad y el padre les había abandonado antes de nacer la criatura. Ahora estaba criando sola a su hija. Por otro lado acababa de enterarse que dos de sus otros hijos estaban casados con personas de su mismo sexo y que uno de ellos estaba en vías de adopción mientras su otra hija había quedado embarazada mediante fecundación in-Vitro. Le quedaba el pequeño. …

La Leyenda del Sorbe

Esa noche se oyó un aullido. Pero como por los alrededores era común la existencia de los lobos nadie le dio importancia A la mañana siguiente el padre Aurelio se levantó y fue a buscar a su sobrina a la habitación, pero no estaba y supuso que aparecería más tarde. Al mediodía oyó a los vecinos decir que habían encontrado restos de un vestido de una muchacha joven. El padre se acercó al corrillo y vio los restos del que había sido el vestido de su sobrina. La joven apareció unos días después con su vestido harapiento. El cura le preguntó donde había estado pero la joven sabía que no podía decir la verdad pues nadie le creería, así optó por hacerle creer a su tío que estaba en con un fuerte trauma. Nadie volvió a hablar de ello hasta que volvió a desaparecer por segunda vez y por un tiempo más largo cuando le contó al padre Aurelio que había conocido a un joven de un pueblo cercano. Así le creyó el padre. Pero los rumores seguían creciendo entre la gente que llegaba a decir que aquel m…