jueves, 7 de febrero de 2008

Sueño, una vez más

Oigo mi nombre gritar. ¿Eres tú, amado mío, del que mi nombre sale de tus labios? Sí, ya te veo entre la multitud y cada vez estás más cerca. Ya estoy aquí, ya estás aquí. Yo frente a ti y tú frente a mí. Pero no, no puedo. No puedo tocarte. Alzo mi mano y tú la haces coincidir con la tuya pero ni siquiera nos rozamos tú te escapas. Huyes de mí, ¿porqué? Te desvaneces como polvo en el aire y me quedo quita. De mis ojos lágrimas se derraman porque por fin lo he entendido todo. Eres tan solo sueño. Volveré a soñar, te volveré a ver y volverás a desaparecer.

Share/Bookmark

0 comentarios: