Entradas

Mostrando entradas de julio, 2009

Una historia que pudo ser

Mi dueño se ha ido y el viento arrecia fuerte mientras las dudas me golpean y el parasito de la soledad deshace mis entrañas
Los recuerdos no se van
y en el folio blanco se han vertido las lágrimas de mi rimel escribiendo la continuación de una historia que jamás será porque no me dejaste que sea.


Muestramelas

Muéstrame tus manos Déjamelas esta noche Sé que lo necesitas No me rehuyas en el ruido y te escondas solo en la oscuridad. Son mis manos, ahora, las que calientes por ese amor que un día me diste hoy te buscan a ti.
Para darles calor, dejar que llores en ellas y seguir amándote.

De excursión

Escribí esta historia hace ya unos años, estando en segundo de la ESO.

Lucía estaba de excursión con sus compañeros de clase. Durante la merienda se ausentó por un instante para buscar una papelera, cuando volvió no había nadie. Sólo estaban las marcas de las ruedas del autobús. Lucía se preguntó qué podía haber pasado. Vio que además había restos de comida y que las mochilas de sus compañeros estaban allí. Se extrañó mucho al verlas y no ver a nadie. Se sentó a terminar de comer y escuchó que algo se movía entre los matorrales. Se acercó sigilosamente. Ya nada se movía, pero continuó andando, atravesó los matorrales y cayó por un gran y profundo agujero.
Aquel gran agujero le llevó hasta un OVNI. Se quedó con la boca abierta al ver a sus compañeros metidos en unos tubos llenos de cables. No había nadie más que ellos. No sabía qué hacer. Estaba observándoles cuando se dio cuenta de que faltaba uno. Tenía que salvar a todos pero no sabía cómo. Así que decidió explorar qué podía encontrar…

Estadisticas