Espejo

La transparencia de su cuerpo
me dejaría ver el mío.
Pero no. Mis ojos no me permiten
ver más allá de su rosotro.
La claridad de su alma
se ve teñida por mis sentimientos
y yo me traduzco,
me convierto en él.

Poco a poco y minuto a minuto
mis marrones ojos se vuelven verdes,
mi cabello oscuro es ahora claro,
los labios, antes míos, los suyos,
suaves y calientes son fogosidad.
Sus manos, mis manos, dos amantes
que se pierden en la inmensidad.

Pero el tiempo transcurre
y la realidad regresa
con artificiales rayos que la iluminan.

Se ha ido, fugaz como la luz.
Vuelvo a ser yo de nuevo.
Sólo yo.
Víctima del espejismo del amor.

Comentarios

tardes de otoño ha dicho que…
hola,te invito a pasarte por mi blog! :) (escribo)
elisa...lichazul ha dicho que…
que buen trabajo, Felicitaciones!!

las ideas conexas y el contenido certero

el amor...imágen angelada que se nos refleja y nos inunda por un instante

besitos de luz
ten un día precioso
elisa...lichazul ha dicho que…
ahhh
al enlazarte el blogger me avisa que debes actualizar el feed para que tus entradas puedan leerse y actualizarse constantemente

eso lo ves en configuración dentro de tu escritorio de blog
Beatriz Hernando ha dicho que…
Muchas gracias a todos.
Creo que ya está actualizado el feed. Si no es así avisarme.
Tropiezos y trapecios ha dicho que…
El amor no siempre es un espejismo y lo que hoy es transparente mañana se vuelve corpóreo. Como decía Luis Ramiro, el amor es un tiovivo.

Un saludo.

Oski.

Entradas populares de este blog

The message

El cuartel